Botijos

El funcionamiento del botijo, que si las condiciones son favorables puede proporcionar una disminución de temperatura de hasta 15ºC, es el siguiente: el material arcilloso del que está hecho el botijo es muy poroso, lo que permite que el agua del interior se filtre poor sus poros y, al entrar en contacto con el ambiente exterior, se evapore a través de esos minúsculos agujeritos. Y como para pasar al estado gaseoso el agua necesita energía -esto es, calor-, toma parte de ella del líquido que queda en el interior, bajando así su temperatura. Entonces, literalmente, el botijo "suda", y ya sabemos que el sudor es un efectivo refrigerante.

    Todos
    Novedad
    Oferta